Articulos — 18 enero 2013

Recuerdo como si fuera ayer mis clases de jazz con Victor Bazán,  quien nos decía: “ustedes son bailadores, no bailarines”, y le preguntábamos “¿por qué?” Y respondió: “les falta técnica”. Sí,  técnicas como el “Plié” (flexión), “Pas de bourré” (un paso de tres movimientos en dos tiempos que se prepara con un tendú plié de cotté en segunda posición, pasa por la tercera o la quinta posición, y termina con la cuarta o la segunda), “Pirouette” (giro), “Relevé” (elevación), por mencionar algunos (si no entienden, es hora de empezar a investigar y practicar).

 Ahora, a definir los términos:

 Bailarines

 El bailarín o bailarina, es una persona con educación formal en el arte de la danza con distintos tipos de técnicas, como las mencionadas arriba, y que ha hecho de la danza su profesión. El título de “bailarín”, a la hora de hablar, se usa para hacer una referencia de manera profesional, por ejemplo, decir: “es un bailarín de flamenco/ballet/jazz”.

Son personas que usualmente tienen cuerpos esculturales, que la ropa ajustada de baile (en su mayoría tela lycra) les luce a las mil maravillas, y que tienen una línea en brazos y piernas, que cualquiera podría morir de asombro.

 Bailador

 Al menos en nuestro Panamá, se define al bailador como a una persona que disfruta el baile, sin ser profesional. Una persona que goza y se mueve al ritmo que le pongan. He visto tantas personas sin técnica, que me quedo sorprendido de lo bien que se mueven; en algunos casos, lo negativo del asunto,  es que les cuesta guardar y respetar el espacio que tienen para bailar, y terminan moviéndose por toda la pista, en muchas ocasiones, causando accidentes. No hay mayor problema bailadores,  todo se puede corregir.

 Salseros

 Personas que viven, disfrutan, gozan, tararean, mueren por la salsa, sin importar el lugar. Y que usualmente saben de la historia y el legado que la salsa nos ha dejado desde sus inicios.

 La pequeña diferencia, es que no todo salsero sabe bailar. Existen muchos que las cantan todas,  pero no bailan ninguna. Y no está mal en lo absoluto,  para todo hay gente y diversidad de talentos.

Cuando asisto a los eventos de salsa,  veo que se llena la pista con cualquier salsa que el Dj coloque, y me llena de satisfacción porque siempre la pista es una gran familia,  todos con orientaciones y características diferentes (bailarines, bailadores y salseros), pero con una misma identidad y afinidad,  ¡La Salsa!

 En fin, no hay nada mejor que bailar, moverse, sentir lo rico de la música en la pista, ver a las personas moviéndose de un lado a otro; y para los que no saben, o les cuesta, les invitamos a que vayan a tomar sus clases de baile,  que son súper económicas, y te encontraras con el ambiente más sano y divertido de Panamá.

 JOEL FERRERA GENETEAU

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Share

About Author

admin

(0) Readers Comments

Comments are closed.